martes, 12 de mayo de 2009

Legados



Hoy ha muerto ese chico triste y solitario. Adios, Antonio, adios. Nos ha encantado tenerte por aquí, a ver si nos vemos por allí; si es que hay un allí, y el adios se convierte en un hasta luego. Nos dejas música y poesía de la que se escribe con mayúsculas y en nombre de nuestros hijos aceptamos la herencia, claro. Para muestra un botón, por si alguien lee esto y no sabe quién eres.




Adios, hasta luego, qué más da. Gracias por todo, ha sido un honor, nos queda tu ser en forma de música y poesía. En mi religión, eso equivale a una subida directa a los altares.

3 comentarios:

GINEBRA dijo...

Delamata, "los viejos rockeros nunca mueren" y sus letras sentidas y profundas, su voz y su música nos quedarán siempre. Besos

TONI dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
TONI dijo...

Un blog con tanta sensibilidad como éste no podía dejar de hacerse eco de esta triste noticia.

Antonio Vega es y será uno de mis iconos.

Memorias, momentos, experiencias, desecantos y alegrías por las que ha transcurrido mi vida irán ligadas por siempre a su música hecha poesía, a su poesía hecha música...

He sentido tanto con la obra de este genio. Se le echará de menos...