lunes, 18 de mayo de 2009

Más legados




Ha muerto el poeta favorito de mi hermana favorita. El que definía la poesía como "un altillo de almas", un "tragaluz para la utopía" y "un drenaje de la vida que enseña a no temer a la muerte". Nos deja sus poemas y sus cuentos, extraordinarios; y un ejemplo de cómo pasear por este mundo con honestidad, sabiendo que la conciencia es la única religión - o al menos, la más importante. Mientras aquí abajo lloramos, arriba las estrellas brillan como nunca y le dan la bienvenida.

En su honor, llora el stradivarius de Christian Ferras.




Y también en su honor, retumban los versos de este (su) maravilloso poema que me recordaba esta mañana -cómo no- mi hermana favorita.

PASATIEMPO - Mario Benedetti

Cuando éramos niños
los viejos tenían como treinta
un charco era un océano
la muerte lisa y llana
no existía.


Luego cuando muchachos
los viejos eran gente de cuarenta
un estanque un océano
la muerte solamente
una palabra.

Ya cuando nos casamos
los ancianos estaban en cincuenta
un lago era un océano
la muerte era la muerte
de los otros.

Ahora veteranos
ya le dimos alcance a la verdad
el océano es por fin el océano
pero la muerte empieza a ser
la nuestra.


Que tengáis un buen día. Y cuando caiga la noche, salid y mirad al cielo porque hoy hay una nueva estrella con un color y un brillo extraordinarios.

2 comentarios:

GINEBRA dijo...

Estoy en clase.Leemos una fotocopia sobre la muerte de Benedetti en El País. Buscamos en internet un poema para comentar, he elegido ¿Qué les queda a los jóvenes???. Encierra muchas cosas. Sabía que tú habrías escrito sobre su muerte y he venido a verte. El poema que has seleccionado es el más indicado. Se lo he leído en alto a mis alumnos y les ha gustado. Hemos hablado sobre el sentido de la vida que encierra el poema.
Esta noche habrá una estrella brillante y la miraré con lágrimas en los ojos, pués murió mi poeta preferido.

Sr. Mondongo dijo...

Mala cosa cuando van cayendo nuestros héroes y nadie viene a reemplazarlos.
Afortunadamente éste nos ha dejado mucho y bueno.
Un saludo