lunes, 22 de diciembre de 2008

Viviendo la vida (os deseo Feliz Navidad)

Mis recuerdos de infancia relativos a la Navidad empiezan siempre el 22 de diciembre. Ese día, cada año, nos subíamos pronto al coche para ir a pasar las fiestas en familia. Recuerdo sobretodo aquel Seat 132 de carrocería azul oscuro y tapicería granate. Yo solía sentarme detrás del conductor, y disfrutaba mirando por la ventanilla y también con el movimiento del brazo y la mano derecha de mi padre, aquella mano tan grande y bonita, la de la alianza, mientras cambiaba las marchas en aquel cambio con el pomo pequeño, redondo y negro. Eran ocho horas de carretera, y las primeras transcurrían al compás de Luis del Olmo y los niños de San Ildefonso. Luego, largos días de vacaciones hasta el 2 o el 3 de enero, fecha en que volvíamos a Barcelona.

Los primeros días, solía pasear con el jefe por la Gran Vía madrileña y acercarme con él primero a la Casa del Libro y luego, bajando por Preciados, a la Puerta del Sol. Los recuerdo bien, eran días de sol blanco, cielo azul y frío seco. Hace más de treinta años ya de eso, pero por alguna razón pensé en ello cuando la semana pasada el jefe me hizo llegar estas frases atribuidas a Chaplin que circulan por internet - he modificado algo la traducción para hacerla menos literal -, y vuelvo a pensar en ello hoy al oir la letanía de los niños de San Ildefonso.

Con la venia y muchas gracias, jefe - por los párrafos de Chaplin y sobretodo por los buenos recuerdos.

LIFE (Charlie Chaplin)

I already forgave almost unforgivable mistakes, I tried to substitute irreplaceable people and to forget unforgettable people.
I already made things for pulse, I already disappointed myself with people when I never thought me to disappoint, but I also disappointed somebody.
I already hugged for protecting, I already laughed when it was not able to, I made eternal friends, I loved and I was loved, but I was also rejected already, I was loved and I didn't love.
I already screamed and I jumped of so much happiness, I already lived of love and I made eternal vows, I "broke the face" a lot of times!
I already regretted hearing music and sells pictures, I already called only for listening a voice, I only fell in love with a smile, I already thought that will miss very much and I was afraid of losing somebody special (and I ended up losing)! But I lived! It is still alive! I don't go by the life... and you should not also pass! Live! Good same it is to go to the fight with determination, to hug the life and to live with passion, to lose with class and to expire with daring, because the world belongs to who dares and the life is A LOT to be insignificant.



(traducción libre)

VIDA

Ya perdoné errores casi imperdonables, traté de sustituir personas insustituibles, y de olvidar personas inolvidables.
Ya hice cosas por impulso, ya me decepcioné con personas que creí que no me decepcionarían, también yo decepcioné a algunos.
Ya abracé para proteger, ya me reí cuando no podía, ya hice amigos eternos, amé y fui amado pero también fui rechazado, ya fui amado sin corresponder a tal amor.
Ya grité y salté de felicidad, ya viví del amor e hice juramentos eternos, para reomperlos muchas veces después.
Ya lloré escuchando música y viendo fotos, ya llamé sólo para escuchar una voz, ya me enamoré de una sonrisa, ya pensé que iba a morir de tanta nostalgia y tuve miedo de perder a alguien especial (y termine perdiéndolo), ¡pero sobreviví! ¡Y sigo todavía vivo! No paso por la vida, y tú tampoco debería limitarte solamente a pasar. ¡Vive! Bueno es ir a la lucha con determinación, abrazar la vida y vivirla con pasión, perder con clase y morir con osadía, porque el mundo pertenece a quien se atreve y la vida es DEMASIADO para ser insignificante.


Me tomo unos días de vacaciones. Os dejo con una escena de la fabulosa película de Louis Malle "Ascenseur pour l'Échafaud", cuya todavía más fabulosa BSO compuso Miles Davis en una noche en los estudios de Poste Parisien improvisando a partir de un par de acordes mientras visionaba una y otra vez la película en compañía de Louis Malle y Jeanne Moreau. Es la BSO perfecta, porque Miles (o su trompeta, o los dos porque en realidad son uno) se convierten en un personaje más, y no de los secundarios. Arreglos superlativos por discretos y exquisitos, Miles en su momento álgido, la sordina sonando cuando tiene que sonar, la piel del labio adherida a la boquilla que distorsiona el "Dîner au motel", el grandísimo Pierre Michelot al contrabajo y el todavía más grande Kenny Clarke a la batería. De la película a la melodía, de la melodía a la película...





Fue el primer disco de jazz que cayó en mis manos, es una obra maestra que merece por sí misma una estantería y justifica toda la vida de un músico. He escuchado este disco muchos cientos, quizá miles de veces - os lo dejo a modo de regalo de Navidad y os deseo a todos que paséis unas muy felices fiestas en compañía de vuestros seres queridos, los que están en este mundo y los que no.

A los que me dejáis vuestro cariño en forma de comentarios, lo cual me permite nombraros aquí (Ginebra, San Free Bird, Toni, Tibidabo 70, Javier, Il Cavaliere, Camille, Pasaje a la India, Princesa Inca, Arena, espero que no os enfadéis porque un día decidiera dejar de responder a vuestros comentarios en el blog) y a los que no (Wife, Sister, Carlos, Marcial y los paseantes desconocidos); a todos vosotros y a los vuestros, os deseo una muy Feliz Navidad y para el año nuevo que empieza solamente tres cosas: 1) mucha salud, 2) paz de espíritu y 3) que a lo largo del 2009 se cumplan vuestros deseos.

Yo aprovecharé estos días para descansar algo (que falta me hace), y para pensar reposadamente alrededor de mi Vida y la de los míos, y en especial en lo que me falta por hacer - no hago mas que darle vueltas a una frase de Gandhi que dice: "Sé lo que quieres cambiar en el mundo".

Nos vemos en unos días. Hasta pronto, amigos.

1 comentario:

GINEBRA dijo...

Me quedo hoy con la frase de Gandhi, "sé lo que quieras cambiar en el Mundo", muy acertada. Lo intentaremos con todas nuestras fuerzas. Descansa y sé feliz. Hasta la vuelta. Besos