miércoles, 8 de abril de 2009

Reductos de felicidad



Me pasa un poco lo que a la farola de la foto, me pregunto qué hago encendido de día - porque preguntarme qué cable me suministra energía equivale a querer resolver el misterio de la vida, algo a lo que hace tiempo he renunciado - y se me hace preciso escapar mentalmente de la realidad, aferrarme al sentido común más instintivo y dejar que mis sentimientos me procuren algo de raciocinio (y no al revés), y que mis emociones se conviertan en razones de vida.

Rodeado todo el día de robots con careta de personas, necesito salir de Matrix y refugiarme en mis seres queridos y en mis reductos de felicidad individual para cuidar la poca inteligencia que me queda - esa particular mezcla de emociones y sentimientos pasados por el tamiz de la razón a que le tengo tanto apego porque es mi manual de supervivencia. Y eso, amigos, es lo que voy a hacer estos próximos cinco días, refugiarme en mis seres queridos y en mis reductos individuales de felicidad - la música, el mar, la lectura y alguno más que no viene al caso poner por escrito.

Por cierto, ya he encontrado el texto completo del poema de Almafuerte que posteaba el lunes, se publicó en el volumen "Nuevas Poesías", en 1918. Habla de algo de lo anterior, pero desde una perspectiva de supervivencia muy poco intelectiva - quizás por eso, cuanto más lo leo, más me gusta.


Avanti - Pedro Bonifacio Palacios (Almafuerte)

¡Avanti!

Si te postran diez veces, te levantas
otras diez, otras cien, otras quinientas:
no han de ser tus caídas tan violentas
ni tampoco, por ley, han de ser tantas.

Con el hambre genial con que las plantas
asimilan el humus avarientas,
deglutiendo el rencor de las afrentas
se formaron los santos y las santas.

Obsesión casi asnal, para ser fuerte,
nada más necesita la criatura,
y en cualquier infeliz se me figura
que se mellan los garfios de la suerte...

¡Todos los incurables tienen cura
cinco segundos antes de su muerte!

¡Piu Avanti!

No te des por vencido, ni aun vencido,
no te sientas esclavo, ni aun esclavo;
trémulo de pavor, piénsate bravo,
y arremete feroz, ya mal herido.

Ten el tesón del clavo enmohecido
que ya viejo y ruin, vuelve a ser clavo;
no la cobarde estupidez del pavo
que amaina su plumaje al primer ruido.

Procede como Dios que nunca llora;
o como Lucifer, que nunca reza;
o como el robledal, cuya grandeza
necesita del agua y no la implora...

¡Que muerda y vocifere vengadora,
ya rodando en el polvo, tu cabeza!

¡Molto piu Avanti!

Los que vierten sus lágrimas amantes
sobre las penas que no son sus penas;
los que olvidan el son de sus cadenas
para limar las de los otros antes.

Los que van por el mundo delirantes
repartiendo su amor a manos llenas,
caen, bajo el peso de sus obras buenas,
sucios, enfermos, trágicos,... ¡sobrantes!

¡Ah! ¡Nunca quieras remediar entuertos!
¡nunca sigas impulsos compasivos!
¡ten los garfios del Odio siempre activos,
los ojos del juez siempre despiertos!

¡Y al echarte en la caja de los muertos,
menosprecia los llantos de los vivos!

¡Molto piu Avanti ancora!

El mundo miserable es un estrado
donde todo es estólido y fingido,
donde cada anfitrión guarda escondido
su verdadero ser, tras el tocado.

No digas tu verdad ni al mas amado,
no demuestres temor ni al mas temido,
no creas que jamas te hayan querido
por mas besos de amor que te hayan dado.

Mira como la nieve se deslíe
sin que apostrofe al sol su labio yerto,
cómo ansia las nubes el desierto
sin que a ninguno su ansiedad confíe...

¡Trema como el infierno, pero rie!
¡Vive la vida plena, pero muerto!

¡Moltíssimo piu Avanti ancora!

Si en vez de las estúpidas panteras
y los férreos estúpidos leones,
encerrasen dos flacos mocetones
en esa frágil cárcel de las fieras.

No habrían de yacer noches enteras
en el blando pajar de sus colchones,
sin esperanzas ya, sin reacciones
lo mismo que dos plácidos horteras.

Cual Napoleones pensativos, graves,
no como el tigre sanguinario y maula,
escrutarían palmo a palmo su aula,
buscando las rendijas, no las llaves...

¡Seas el que tú seas, ya lo sabes:
a escrutar las rendijas de tu jaula!


Suena el segundo movimiento del Emperador. Hace ya tiempo colgué una versión de Pollini y Abbado de 1967, aquí son Glenn Gould y Karel Ancerl en 1970. Diferente en todo, pero igual en que lo mínimo que se merece es una noche de primavera como la de hoy, un cierto volumen y una vela ardiendo - SFB, espero que te guste casi tanto como aquélla.





La foto está tomada en Delhi, hace ya más de un mes. Que tengáis un buen día y unas buenas vacaciones - los que las tengáis.

2 comentarios:

SanFreeBird72 dijo...

Gran descripción de la realidad diaria que nos rodea.
disfruta de les vacances, haré lo mismo.
sfb72

GINEBRA dijo...

Pués haces bien en refugiarte en tus seres queridos, en tus sueños pasados por el tamiz de la razón. Besos y que disfrutes!!!!