lunes, 6 de abril de 2009

Volver a ser clavo

El sábado por la mañana escuché este poema en la radio, es de un autor argentino que no conocía, conocido más por uno de sus pseudónimos (Almafuerte) que por su verdadero nombre. Mientras lo escuchaba, pensaba en mi hermana favorita, a ella se lo dedico - más que un poema, es una declaración de principios que es bueno recordar, sobre todo en los días de lluvia azul.

PIU AVANTI! - Pedro Bonifacio Palacios

No te des por vencido, ni aún vencido,
no te sientas esclavo, ni aún esclavo;
trémulo de pavor, piénsate bravo,
y acomete feroz, ya mal herido.

Ten el tesón del clavo enmohecido
que ya viejo y ruin, vuelve a ser clavo;
no la cobarde estupidez del pavo
que amaina su plumaje al primer ruido.

Procede como Dios, que nunca llora;
o como Lucifer, que nunca reza;
o como el robledal, cuya grandeza
necesita del agua, y no la implora...

Que muerda y vocifere vengadora,
ya rodando en el polvo, tu cabeza!



Es cierto. Cuando empiezas a ser clavo enmohecido, te das cuenta de que eres clavo, y no quieres ser otra cosa - porque no puedes ser algo diferente a lo que eres.

Suena la Chanson des Vieux Amants de Brel, posiblemente la canción de amor más bonita que se ha escrito, porque las canciones de amor suelen ser canciones de desamor, y ésta no lo es [Je t'ai perdue de temps en temps (a ratos te perdí) / Bien sûr tu pris quelques amants (claro está, tuviste tus amantes) / Il fallait bien passer le temps (hacía falta que el tiempo pasara) / ... / Finalement finalement (y al final) / Il nous fallut bien du talent (nos hizo falta mucho talento) / Pour être vieux sans être adultes (para llegar a viejos sin ser adultos)].





Llegar a viejo sin ser adulto. En eso estamos.

Que tengáis un buen día.

1 comentario:

GINEBRA dijo...

¿llegar a viejo sin ser adulto?. Saltarse una etapa hace que se pierdan cosas, esencias y éso nos limita. Pero el poema me gustó mucho, lo ví, como diría: comabativo a su manera... Está genial que alguien nos regale poesía casi todos los días. Besos