miércoles, 15 de abril de 2009

Vida (2)

Leo hoy que sin desafíos, la vida deja de ser vida, y estoy de acuerdo: se convierte en una lenta cuesta abajo hacia la muerte, en forma de agonía más o menos lenta.





Mientras suena lento, muy muy lento el maravilloso segundo movimiento del concierto para guitarra en re mayor de Vivaldi, suenan también maravillosos, pero como martillos, los versos de Gelman - Dios mío, cómo escribe este hombre!

LÍMITES – Juan Gelman

¿Quién dijo alguna vez: hasta aquí la sed,
hasta aquí el agua?

¿Quién dijo alguna vez: hasta aquí el aire,
hasta aquí el fuego?

¿Quién dijo alguna vez: hasta aquí el amor,
hasta aquí el odio?

¿Quién dijo alguna vez: hasta aquí el hombre,
hasta aquí no?

Sólo la esperanza tiene las rodillas nítidas.
Sangran.



Que no nos pongamos más límites que los necesarios.
Que sintamos la vida mientras la caminamos, saltando de desafío en desafío.
Que nos sangren las rodillas, si hace falta.
Que tengáis un buen día.

1 comentario:

GINEBRA dijo...

Es cierto, es necesario algo de adrenalina, esos desafíos de los que hablas. Espero también que tengas un buen día, querido Delamata. Besos