miércoles, 18 de junio de 2008

El camello y el ojo de la aguja




Desprenderse de lo material para poder así ser capaces de enfocar nuestra atención en lo que nos importa; comprobar que cuanto menos tenemos, más somos; dar hasta que no nos quede nada material para a continuación dar y recibir lo que no se puede comprar. De eso va la película de la vida; y de eso habla este breve relato que me gusta releer.


EL BRAZALETE (Rabindranath Tagore) - traducción de Eduardo Carranza obtenida de "A media voz" (hipervinculado)

Veloz y límpido, el Jumna corría por el valle precipitándose entre sus orillas escarpadas. En torno se agrupaban las boscosas colinas surcadas por las torrenteras.

Govinda, el gran predicador, estaba sentado sobre una roca y leía las escrituras, cuando Raghunath, su discípulo, orgulloso de sus riquezas, se inclinó ante él diciendo: "Te traigo mi humilde presente, indigno de ser aceptado". Y depositó a los pies del santo un par de brazaletes de oro ornados con piedras de mucho precio.

El maestro tomó uno, lo hizo voltear en torno a su dedo y los diamantes despidieron su resplandor insigne. De pronto el brazalete, deslizándose de su mano rodó por la pendiente orilla y fue a caer al río.

"¡Ay!", exclamó Raghunath, y se lanzó a la corriente.

El maestro continuó su lectura, y el agua, escondiendo el tesoro arrebatado, siguió su curso.

Caía la tarde cuando Raghunath regresó cansado y aterido. Casi sin aliento dijo al santo: "Podría encontrarlo con que me dijeras tan sólo el sitio en donde cayó."

Entonces el maestro alzando el otro brazalete, lo arrojó al río diciendo: "Está allí".



La foto está tomada en Jaipur (Rajastán, India) el pasado mes de enero. No encuentro un buen título para ella.

Que tengáis un buen día.

7 comentarios:

Ginebra dijo...

Delamata, ¡cada día me gusta más venir por aquí!. La historia que cuentas es fantástica. Utópica hoy en día, inmersos en el consumo que nos devorará a todos....
Platón (siglo V a.c) ya hablaba de la necesidad de desprenderse de lo material para poder llegar al Mundo Verdadero, sólo un alma sin pasiones y necesidades terrenales podría conocer la Verdad y el Bien, como una Idea de ese Mundo de las Ideas Platónico.
El pensamiento occidental que parte del oriental, el cuál nos muestra tu relato.
La foto, ¿la tomaste tú?. Una peluquería improvisada en medio de ningún sitio y el medio de transporte menos contaminate (junto con nuestro propio cuerpo). Muy interesante.
No me extiendo más, porque creo que hoy me he pasado un pelín. ¿no?.
Besos.

Javier dijo...

Efectivamente, me gusta mucho la foto. Y si es tuya, te tengo que felicitar. ¡Me queda mucho por aprender!

Lo que no acabo de compartir de esta historia es el total desprecio por las cosas materiales. Me parece que como dijo Aristóteles, la virtud está en el medio. Cada día pienso que tenemos demasiadas cosas, y demasiado poco tiempo para disfrutarlas y arreglar nuestras cosas por dentro.

Abrazos

Montserrat dijo...

La foto podria titularse: "EL barbero de Jaipur o como en la India la calle es el salon de tu casa".
Habria que saber cual habia sido el camino personal del "swami" antes de llegar a la renuncia y al despredimiento de los bienes materiales.
Hasta pronto.

Camille Stein dijo...

un gran relato, hacía tiempo que no leía nada de Tagore

es una poderosa paradoja que la desposesión nos culmine de forma tan sabia y exquisita

un abrazo

DELAMATA67 dijo...

Hola a todos, no tengo mucho mérito, saqué la foto yendo en un minibús sin tener tiempo mas que para enfocar y encuadrar y apartar el cabezón de delante, o sea que en realidad la foto la sacó la cámara.
Estoy de acuerdo con casi todo lo que decís y, en lo que no, pues también; que para eso están los puntos de vista.
Gracias por la visitas, nos iremos viendo.

tibidabo70 dijo...

es un diario muy bien realizado y profesional. La foto maravillosa.

Claudia Lombardi dijo...

Hola soy Claudia de Argentina, y estaba buceando en internet, buscando algo que me inspirara sobre Desprenderse, soy asesora de imagen y periodista y difundo la idea de que hay que dar las prendas que ya no usamos, pero soy muy filosofica. Me encanto la historia difundida y tu foto . Gracias por compartirlo