martes, 20 de enero de 2009

Ójala





El poema de hoy va dedicado al personaje de la foto, al que ha dicho hace un par de horas lo siguiente: "...A la gente de las naciones pobres, nos comprometemos a trabajar con vosotros para hacer que vuestras granjas prosperen y permitir que fluya el agua limpia; para nutrir los cuerpos que se mueren de inanición y alimentar las mentes hambrientas. Y a aquellas naciones como la nuestra que disfrutan de una relativa abundancia, les decimos que no podemos seguir permitiéndonos la indiferencia hacia el sufrimiento fuera de nuestras fronteras; y que tampoco podemos agotar los recursos mundiales sin tener en cuenta el efecto. Porque el mundo ha cambiado, y debemos cambiar con él."

Esperanza – Ángel González

Esperanza,
araña negra del atardecer.
Tu paras
no lejos de mi cuerpo
abandonado, andas
en torno a mí,
tejiendo, rápida,
inconsistentes hilos invisibles,
te acercas, obstinada,
y me acaricias casi con tu sombra
pesada
y leve a un tiempo.

Agazapada
bajo las piedras y las horas,
esperaste, paciente, la llegada
de esta tarde
en la que nada
es ya posible...
Mi corazón:
tu nido.
Muerde en él, esperanza.


También le voy a dedicar a Obama en el día que ha jurado su cargo esta maravillosa canción de mi queridísima Polly Jean Harvey; no se me dirá que no me he esmerado en las dedicatorias.




Ójala no (nos) defraude y haga la mitad de lo que tiene pensado hacer y cumpla la cuarta parte de las promesas que ha hecho. Ójala se siga aguantando bien la mirada en el espejo cada mañana y en los ojos de sus hijas cada noche. Ójala recuerde cada día de su mandato lo que ha dicho hoy y he reproducido arriba, y también lo que dijo el día que ganó las elecciones:

“Si todavía queda alguien que cuestiona la fuerza de nuestra democracia, esta noche es su respuesta.
…()…
Es la respuesta pronunciada por los jóvenes y los ancianos, ricos y pobres, demócratas y republicanos, negros, blancos, hispanos, indígenas, homosexuales, heterosexuales, discapacitados o no discapacitados.
…()…
Es la respuesta que condujo a aquellos que durante tanto tiempo han sido aconsejados a ser escépticos y temerosos y dudosos sobre lo que podemos lograr, a poner manos al arco de la Historia y torcerlo una vez más hacia la esperanza en un día mejor.
…()…
No olvidaré a quién pertenece de verdad esta victoria. Os pertenece a vosotros.
…()…
Ésta es vuestra victoria. Y sé que no lo hicisteis sólo para ganar unas elecciones. Y sé que no lo hicisteis por mí. Lo hicisteis porque entendéis la magnitud de la tarea que queda por delante.
…()…
El camino por delante será largo. La subida será empinada. Puede que no lleguemos en un año ni en un mandato, pero os prometo que llegaremos.
…()…
Esta victoria en sí misma no es el cambio que buscamos. Es sólo la oportunidad para que hagamos ese cambio.
…()…
Este es nuestro momento. Estos son nuestros tiempos. Tiempos para restaurar la prosperidad y fomentar la causa de la paz; para reafirmar que mientras respiremos debemos tener esperanza. Y frente al escepticismo, las dudas y frente a aquellos que nos dirán que no podemos, contestaremos con ese credo eterno que resume el espíritu de un pueblo: Sí podemos."


Ójala, señor Obama. Ójala.

Que tengáis un buen día.

2 comentarios:

BELMAR dijo...





«¿Qué es el ser humano sino un niño
descolgándose del trapecio celeste?»


Belmar

GINEBRA dijo...

Leí el discurso en El País esta mañana y he de reconocer que es la primera vez que leo algo así en boca de un presidente norteamericano y éso, al menos, promete. Pero necesitamos hechos, Delamata, hechos rápidos en algunos sitios: SE ME OCURRE, PALESTINA. Pero yaaaaa!!!! y luego muchas cosas más, pero también estoy segura de que es cosa de muchos, de todos. No es tarea de un sólo hombre. La educación es básica para que éstos países se desarrollen y lo demás puede venir rodado, si todos ponemos de nuestra parte... Ojalá cumpla algo de lo que promete...
No sé si él te leerá, pero a mí me ha gustado mucho este post. Besos